Toda la información sobre videojuegos, series y películas

VIDEOJUEGOS

State of Decay 2: Juggernaut Edition 🧟. Lee el análisis y mirá nuestro gameplay!

Como buen geek, soy muy fana de los juegos de zombies, y por eso no podía quedarme sin jugar esta nueva versión de State Of Decay 2: Juggernaut Edition.

Vengo siguiendo a State Of Decay desde que fue anunciado. El gran proyecto desarrollado por un pequeño estudio y que tenía todo lo necesario para ser un gran juego… y lo fue.

La primera entrega de State Of Decay salió el 5 de junio de 2013 en Xbox 360 y el 5 de noviembre de ese mismo año para PC.

En esa época, The Walking Dead estaba en la cima de popularidad. Este juego te hacía sentir adentro de cada personaje de la serie.

Si bien las mecánicas eran toscas comparadas con juegos de la época como GTA IV y los gráficos dejaban un poco que desear, el juego cumplía con todo lo que había prometido en el trailer (lo cual no suele ser poco) y traía un aire renovado a los juegos de zombies. El equilibrio entre mundo abierto, lucha, supervivencia, administración de recursos, y otros tantos elementos, no sólo era único, sino que además, estaba muy bien balanceado.

Y una cosa que lo hacía muy divertido al juego: Si tu personaje moría… no lo podías volver a recuperar, tenías que seguir jugando con otro superviviente del campamento, los cuales, dicho sea de paso, debíamos ir intercambiando cada tanto para poder subirlos de nivel y dejarlos descansar.

JUEGAZO!!

Recuerdo haber jugado esa entrega hasta develar cada pequeño detalle. Lo disfruté mucho.

Sólo le faltaba una cosa para ser perfecto: tener multijugador y/o algún modo cooperativo.

Si bien el juego tuvo dos DLCs, Breakdown en julio de 2013 y Lifeline en febrero de 2014, la pasión por el juego se me pasó rápido. Creo que no envejeció bien. La pobre calidad gráfica y las mecánicas tan toscas, lo convirtieron en un juego que jugaría una sóla vez hasta el final, pero al cual no volvería, por más único que fuera.

En junio de 2016 Microsoft anunció la segunda parte de este juego en la E3. Y acá sí… agarrate porque Undead Labs promete modo cooperativo y una mejora gráfica muy sustancial.

Mirá lo que está este trailer papá!

¿Y qué pasó con esta nueva versión? Salió y los fanas de la serie nos sentimos un poco decepcionados.

State of Decay 2, era igual al primero, sólo que con modo cooperativo. No había mecánicas pulidas, no había gráficos del nivel que uno esperaba para ese entonces (eran casi iguales a los de su predecesor), pocas innovaciones y una opción en el menú para “destrabar” al personaje (por si se quedaba trabado en alguna parte del mapa) que tan sólo nos hacia pensar que el juego salió de manera apresurada y que estaba poco pulido.

Voy a ser breve y en honor a la brevedad, diré mi impresión sobre State Of Decay 2, la versión de 2016, de la manera más diplomática que pueda: me llenó los huevos 🥚🥚 que sea tan igual al anterior.

Era como jugar al primero, pero con un cooperativo que, por lo menos en mí caso, no podía aprovechar porque a ninguno de mis amigos le gustaba el juego.

Ah, sí, porque no les dije: la idea de State Of Decay era que sea uno de los “grandes” exclusivos de Xbox (aunque se pudiera jugar en PC), pero al final terminó siendo un juego muy de nicho.

Demasiado lento para ser un juego de acción con toques RPG, al estilo Dying Light; demasiado rápido para ser un juego de estrategia o de administración de recursos.

Pese a todo esto, State Of Decay conquistó muchos corazones y su segunda entrega, parece que va a redimir varios de sus desaciertos con el nuevo DLC Juggernaut Edition… o no?

Pero antes de hablar del DLC, hay que conocer qué nos trajo State Of Decay 2, luego de su lanzamiento, hasta el día de hoy.

El primer DLC del juego se llamó Daybreak y fue lanzado en septiembre de 2018, con un precio de alrededor de 10 dólares.

El DLC introdujo un nuevo modo de juego en el cual debemos de hacer equipo con hasta tres amigos más para defender a un objetivo, de las horadas de zombies. Cuanto más tiempo ganemos, más y mejores serán las recompensas para nuestro grupo de supervivientes (comunidad de origen).

Además, mediante este DLC también se incluyó un nuevo enemigo bautizado como “Blood Plague Juggernaut” o “juggernaut de plaga de sangre”.

El segundo DLC salió en junio de 2019, Heartland, anunciada como “la expansión más grande hasta la fecha”, nos permitía jugar en el mapa de la primera entrega del juego (Trumbull Valley), con nuevas misiones, desafíos, personajes y enemigos.

Todo muy lindo, pero a State Of Decay 2 le faltaba esa vuelta de rosca que merecía. Ojo, no soy despectivo del juego, no es que no me guste, todo lo contrario! El tema es que como fana de la entrega, siento que siempre está a punto de llegar a ser una gran propuesta, pero se queda a mitad de camino.

¿Qué le falta al juego? Gráficos, mecánicas y movimientos adaptados a la época en la que nos encontramos. Difícilmente se puede disfrutar de un juego cuando el mismo se siente tosco.

Más aún, hoy en día, cuando hay tantas franquicias que nos ofrecen casi lo mismo: Dying Light, Days Gone, Dead Rising, Resident Evil, Left 4 Dead, DAY Z, y un largo etcétera.

Y sí, ya sé, más de uno me va a tirar a matar por haber hecho semejante rejunte de franquicias en una sola oración, pero seamos honestos: un juego de zombies se tiene que ver fluido par que sea más divertido. La tensión de estar agachado y moviéndose sigilosamente para evitar a los enemigos, tiene que ser inmersiva, lo mismo el combate y la huida llegado el caso. Pocos lo logran.

Pienso yo que fue eso lo que condenó a Dead Island: Riptide a quedar en el olvido y cuya experiencia fue para el desarrollo de Dying Light.

Dead Island: Riptide tenía todo, pero algo no cuajaba.

Así sentí a State of Decay 2 ni bien salió, y por eso no me enloqueció al nivel que lo hizo su predecesor.

Ahora bien, hoy es otra historia. Esta nueva expansión no coloca al juego en el lugar que a mí me gustaría, pero realmente alienta muchísimo a darle otra oportunidad.

Primero que nada, hablemos de precio. Este DLC es gratuito para todos aquellos que tengan el juego. Si no tenes el juego, lo podes conseguir por 12 dólares en la store de EPIC.

El DLC está disponible desde el viernes 13 de marzo.

En lo que a mí respecta, resalto como un gran acierto el hecho de haber realizado una remasterización del juego, la cual quedó muy bien, como podrán ver en nuestro gameplay. Las mejoras no son sólo estéticas, el juego también funciona mejor, lo cual se agradece.

Hablando de eso, acá los requisitos para poder jugar en PC, como verán, es un juego muy accesible:

Requisitos mínimosRequisitos recomendados
  • DirectX: Versión 11
  • RAM: 8 GB
  • Memoria de vídeo: 2 GB
  • CPU: AMD FX-6300/Intel i5-2500 @ 2.7GHz
  • Tarjeta gráfica: NVIDIA GeForce GTX 760/AMD Radeon HD 7870
  • DirectX: Versión 11
  • RAM: 16 Gb
  • Memoria de vídeo: 4 GB
  • CPU: AMD FX-8350/i5 4570 @ 3.2GHz
  • Tarjeta gráfica: NVIDIA GeForce GTX 960/AMD Radeon R9 380

Además, agregó un nuevo territorio y pulió ciertos detalles a nivel jugable (Igual la opción en el menú para destrabar al personaje por si se queda atorado en el mapa, sigue estando 😒).

Aún así, el tiempo que pasé jugando a State Of Decay 2 Juggernaut Edition fue realmente una experiencia muy divertida. Me trajo a la memoria la emoción que sentí cuando jugué al primero. El cariño que este pequeño estudio pone en el juego se nota, a pesar de las limitaciones técnicas.

Como juego de zombies, es bastante único, un juego particular y que te va a encantar si te fascina administrar recursos, y jugarte la vida en cada expedición.

Si querés acción, tal vez no sea tu título. Aunque el juego tiene sus momentos, éstos se sienten un poco toscos y no es su fuerte.

State Of Decay juega con el peligro, el ambiente, los recursos escasos y la muerte de los personajes, para sumergirnos en un mundo postapocalíptico y lugar par sobrevivir.

Chau, me voy a jugar State of Decay 2, hasta quedar tirado en la silla como el muchacho de la imagen 😁

No te olvides de mirar el gameplay:

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: