Toda la información sobre videojuegos, series y películas

SERIES

¿De qué se trata Territorio Lovecraft? Lo nuevo de HBO

Además de todos los estrenos que Netflix y Amazon Prime Video tienen programados para nosotros para el mes de agosto, debemos sumarle este peso pesado de HBO.

Basada en la novela de Matt Ruff de 2016, con producción de Jordan Peele y J.J. Abrams, esta serie es un catálogo de situaciones extraordinarias que el protagonista debe atravesar, a lo largo de un viaje en busca de su padre perdido.

Esta serie de terror se estrenará el próximo lunes, 17 de agosto.

Las críticas de los medios estadounidenses son, en general entusiastas, y lo que se ha podido ver en los tráileres lanzados hasta ahora ha contribuido a generar una gran expectación.

Protagonizada por Atticus Freeman (Jonathan Majors), veterano de la guerra de Corea que vuelve a su Chicago natal tras enterarse de que su padre, Montrose (Michael K. Williams), con el que no tenía buena relación, lleva dos semanas desaparecido. Allí, su tío George (Courtney B. Vance), que edita una guía para que los viajeros afroamericanos sepan qué ciudades y qué establecimientos son seguros para ellos, y su amiga de la infancia Leti (Jurnee Smollett) se proponen ayudarle, así que los tres se desplazan hasta Nueva Inglaterra, a un lugar llamado Ardham donde parece que Montrose estuvo por última vez.

En Ardham se van a encontrar con dos tipos de monstruos: los de verdad, los que despedazan humanos y son todo dientes y tentáculos, y los apenas ocultos bajo los uniformes de la policía que los acaba siguiendo a todas partes. Al fin y al cabo, han entrado en un condado de “caída del sol”, o lo que es lo mismo: cualquier persona negra que esté fuera de casa al anochecer puede ser linchada legalmente por cualquier ciudadano blanco que se le cruce por el camino.

Territorio Lovecraft se basa en un libro, del mismo título, escrito por Matt Ruff, y ya en sus páginas se encontraba el principal rasgo definitorio de la adaptación en HBO: la identificación del racismo con los monstruos.

O, mejor, dicho, del racismo como el gran monstruo al que los protagonistas han de enfrentarse y que, como ocurría con los personajes de Lovecraft que acababan cara a cara con Cthulhu, es imposible de vencer.

Cuando la novela se editó en España, Ruff dejó claro en las entrevistas promocionales que ese era el gran tema: “Esta es la pregunta fundamental que plantea la novela: ¿cuál es la mayor amenaza para la seguridad y la cordura, el fantástico ‘territorio de Lovecraft’ de la magia y los monstruos, o el ‘territorio de Lovecraft’ mundano del racismo y la supremacía blanca? Y creo que la respuesta es claramente mundana, porque incluso si crees en el horror cósmico, el racismo afecta a más personas, y no tienes que ir a hurgar en una tumba para encontrarlo”.

Además, que el propio Lovecraft fuera un racista recalcitrante, que se refirió a los negros en un poema de 1912 como “bestias” y “semihumanos”, añade otra capa más a la serie y no deja de ser algo así como justicia poética que sus monstruos se conviertan en la metáfora del racismo sistémico que rodea a sus protagonistas por todas partes. Utilizar el género como vehículo para hablar sobre determinados temas sociales es una de las especialidades de uno de sus productores ejecutivos, Jordan Peele, sin el que la showrunner de la serie, Misha Green, afirma que ésta nunca habría podido existir.

Lo curioso de Territorio Lovecraft es que, aunque sí hay una trama serializada sobre una orden oculta de magos que no hace más que inmiscuirse en la vida de Atticus y compañía, la serie es casi más una antología. Cada episodio aborda un “monstruo” diferente con un género distinto, y lo mismo puede pasar de una casa encantada a una aventura a lo Indiana Jones. La exploración de las diferentes caras de lo que suponía ser negro en aquellos Estados Unidos (y en los actuales) se mantiene como nexo de unión, pero la manera de hacerlo puede llegar a ser bastante imaginativa.

También se mantiene fiel a las raíces pulp de los autores que Atticus adora, desde el propio Lovecraft a Edgar Rice Burroughs. Las revistas en las que publicaban sus relatos buscaban aventuras exóticas con toda la sangre y el sexo que se podía a principios del siglo XX, así que la serie es explícita en las vísceras y en la libido. Eso sí, es mejor no buscar adaptaciones directas de las historias de Lovecraft, porque no es de lo que va Territorio Lovecraft, aunque lleve su nombre.

Vía.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: